La formación a los franquiciados: la clave del éxito

La formación a los franquiciados: la clave del éxito

A lo largo del tiempo, todas las empresas acumulan gran experiencia y conocimiento. En el caso de las empresas franquiciadoras, transmitir este know-how y la cesión de una marca de una forma eficaz, es esencial para lograr el éxito de sus franquiciados. De tal modo, la formación a los franquiciados se convierte en un objetivo de obligado cumplimiento para el logro de la misión, visión y valores de la marca.

No abandonar al franquiciado

Para una franquicia, tan importante como el crecimiento de la red, lo es el crecimiento de cada franquicia. Para el logro de ambas, la solución es clara: la formación a los franquiciados.

Las formaciones se pueden impartir en muy diversos formatos: convenciones, seminarios periódicos, o la opción más rentable: formación online.

Con la formación online, la franquicia mantendrá sus contenidos activos, actualizados y accesibles para cualquier franquiciado en el momento que lo requiera. De igual forma, obtendrá un registro actualizado al día de los usuarios: qué formaciones están siendo cursadas, qué porcentaje de progreso lleva cada usuario o qué calificaciones obtienen entre otros.

Invierte en formación

Contar con una plataforma propia para la formación online supondrá de igual forma un ahorro en tiempo y recursos:

  • Despídete de los desplazamientos y de los gastos que suponen.
  • Reutiliza los contenidos tantas veces como lo necesites.
  • Refuerza tu imagen de marca.
  • Mantén a tus franquiciados al día de todos los nuevos productos y servicios.
  • Organiza videoconferencias periódicas con todos tus franquiciados para mantener la comunicación y resolver dudas.

Sí, contar con una plataforma eLearning aportará grandes beneficios a la empresa. Pero contar con un partner tecnológico que te ayude a llevarlo a cabo te garantizará el éxito.

Si piensa que la formación es un gasto… ¡pruebe con la ignorancia!

Dicho habitual en el entorno del Management.

Como hemos podido comprobar, es necesario que cualquier central franquiciadora considere la enseñanza como una prioridad. En conclusión; formación y preparación son grandes oportunidades para que su cadena de franquicias se desarrolle con éxito.


Descubre Wrupal Education, la plataforma eLearning creada por expertos en telecomunicación y formación. ¡Solicita ya una DEMO y descubre su potencial!

El proceso de formación a los franquiciados

La formación dentro de este modelo de empresa no beneficia únicamente al franquiciado, sino que también al franquiciador. El adiestramiento, tanto inicial como continuo, ha de considerarse como un proceso de inversión.

Formación inicial

Previo a la apertura de cualquier franquicia es necesario impartir una formación inicial, en la que se traslada el conocimiento de la misión, visión y valores, así como la forma específica de trabajar de esa cadena. En esta etapa se distinguen dos fases:

  • Teoría: en la que, de forma detallada, se traslada el saber hacer, información sobre la competencia y cómo es y en qué se diferencia el posicionamiento en el mercado.
  • Práctica: en este momento, todos los conocimientos técnicos son aplicados, permitiendo afianzar así todas las enseñanzas trasladadas en la teoría.

Formación continua

La formación continua es el pilar más importante para garantizar el buen funcionamiento de todas y cada una de las unidades franquiciadas.

Las competencias, nuevos conceptos, nuevos productos o forma de hacer han de trasladarse de una forma continua y permanente. Solo de este modo se conseguirá afianzar la buena ejecución de la actividad de la empresa.

Las formas más frecuentes de renovar y mantener estos conocimientos son las siguientes:

  • Cursos puntuales de formación: ideales para las campañas promocionales, las estrategias novedosas, o nuevos productos o servicios. Estos cursos permiten poner en conocimiento de todos los empleados las nuevas estrategias.
  • Cursos de reciclaje: tienen el objetivo de refrescar los conocimientos ya adquiridos, tanto en la formación inicial como en cursos puntuales, actualizándolos e incluso potenciando aquellas áreas del negocio que no funcionen correctamente.
  • Convenciones de franquiciados: cada vez son menos frecuentes. En estas convenciones, las cadenas reúnen a toda su red para que directivos y franquiciados compartan experiencias, intercambien ideas y analicen los resultados obtenidos.
  • Formación eLearning: las nuevas tecnologías ya están siendo utilizadas, tanto para que los franquiciados realicen cursos de formación a través de Internet como para tener un contacto permanente con ellos, por medio de las áreas privadas.

No se puede olvidar que unos cursos antes de poner en marcha el negocio, no son suficientes para que todos los conceptos queden afianzados. Es necesario reciclarse continuamente con herramientas que no supongan un coste extra.